Ya está en línea el pdf de mi conferencia Formas de resguardo y resistencia en el arte postal “De las redes contraculturales de los años 60 a las redes de hoy”, Museo Nacional de Arte Reina Sofía, 1 de septiembre 2020.

https://www.museoreinasofia.es/actividades/formas-resguardo-resistencia-arte-postal

 


A Deconstructive Theory of Syntax (Poetic Manifesto)

Filed under: Scrapbook | Tags: | septiembre 3rd, 2020

Mi pieza “A Deconstructive Theory of Syntax (Poetic Manifesto)” en ABC – avantgarde-boot-camp, perspective, magazine for experimental writing
https://abc.perspektive.at/

Y también en:


Victor Moscoso y el Verano del amor

Filed under: Scrapbook | Tags: | julio 4th, 2020

Victor Moscoso fue el creador de algunos de los carteles psicodélicos más hermosos en las décadas del 60 y 70. Nacido en Galicia (España) en 1932 y radicado en San Francisco en los 60s, sus carteles para los conciertos de Family Dog (la comuna hippie que organizaba eventos musicales) en el Avalon Ballroom (espacio contracultural, gestionado a partir de un modelo anti-bussiness, que funcionó en San Francisco desde 1966 a 1969 y donde tuvieron lugar una serie de conciertos legendarios como los de  Country Joe and The Fish, The Mothers of the invention, The Carlos Santana Blues Band, etc.) y los carteles de la serie Neon Rose para The Matrix (club en donde tocaban bandas como The Doors o Jefferson Airplane) se convirtieron en iconos del “Verano del amor” (Summer of Love, 1967). También realizó portadas de libros y cubiertas de discos (por ejemplo, para Jerry García (cuyos ascendientes eran también gallegos) o Herbie Hancock). Fue igualmente activo en el medio de los underground comix.
Moscoso fue uno de los “Cinco Grandes” de San Francisco (junto con Rick Griffin, Stanley Mouse, Alton Kelley y Wes Wilson) artistas visuales y diseñadores cuyos nombres están asociados directamente con el género de carteles psicodélicos. Sus imágenes se caracterizan por la influencia la estética de Joseph Albers (quien fuera su maestro) y del op art, por el uso de collages fotográficos, vibrantes colores y tipografías artesanales. Se formó en la Universidad de Yale (NY) y en el de San Francisco Art Institute. Sus piezas se han exhibido en el MOMA (Museo de Arte Moderno de Nueva York) y forman parte de la colección del Victoria and Albert Museum de Londres.


La verdad sobre Sancho Panza

Filed under: Scrapbook | Tags: | junio 25th, 2020


La gran revolución gloriosa de Revon

Filed under: Scrapbook | Tags: | junio 17th, 2020

 

“El resorte de Franz Müller: causas y comienzos de la gran revolución gloriosa en Revon” es uno de los primeros cuentos de Kurt Schwitters. Fue originariamente concebido como una novela, pero Schwitters nunca la terminó. La trama da cuenta de cómo un hombre inocente (Franz Müller) comienza una revolución simplemente por estar parado en una esquina. Al verlo allí, sin hacer nada, la gente comienza a juntarse y a increparlo. El hombre finalmente decide marcharse, pero la multitud ofuscada continúa increpándolo. Al intentar retirarse, provoca una suerte de histeria colectiva: la multitud atolondrada pretende seguirlo y en esta acción muchas personas mueran pisoteadas. Más tarde, un niño proclama que lo de Müller ha sido un movimiento que ha precipitado una gran y gloriosa revolución en la ciudad de Revon. (Revon es el nombre imaginario que Schwitters le da a la ciudad de Hannover).


El suicidio de Ana Karenina

Filed under: Scrapbook | Tags: | junio 13th, 2020

La escena del suicidio de Ana Karenina es considerada uno de los fragmentos literarios más logrados de la literatura rusa y de la literatura universal. Su suicidio no es solo el fin de su existencia sino un acto que resume toda su vida: Ana está sola, actúa independientemente y pretende escapar, igual que lo había hecho siempre, de la falsedad que la rodea.

“En el preciso instante en que ante ella pasaban las ruedas delanteras, Ana lanzó lejos de sí su saquito de viaje y, encogiendo la cabeza entre los hombros, se tiró bajo el vagón. Cayó de rodillas y, con un movimiento ligero, abrió los brazos, como si tratara de levantarse. En aquel instante se horrorizó de lo que hacía. «¿Dónde estoy? ¿Qué hago? ¿Por qué?», se dijo. Quiso retroceder, apartarse, pero algo duro, férreo, inflexible, chocó contra su cabeza, y se sintió arrastrada de espaldas. «¡Señor, perdóname!», exclamó, consciente de lo inevitable y sin fuerzas ya. El hombrecito de sus pesadillas, diciendo en voz baja algo incomprensible, machacaba y limaba los hierros. Y la luz de la vela con que Ana leía el libro lleno de inquietudes, engaños, penas y maldades, brilló por unos momentos más viva que nunca y alumbró todo lo que antes veía entre tinieblas. Luego brilló por un instante con un vivo chisporroteo; fue debilitándose… y se apagó para siempre.”

(pintura de Iván Nikoláyevich Kramskói)


Meditaciones sobre la revolución (segunda edición)

Filed under: Scrapbook | Tags: | mayo 21st, 2020

Acabo de recibir la segunda edición impresa de Meditaciones sobre la revolución (la primera era de 2014). Poesía conceptual. El libro está impreso en color.


Nosotros

Filed under: Scrapbook | Tags: | mayo 10th, 2020

Brave New World, de Aldous Huxley (1931), y 1984, de George Orwell (1949) fueron dos clásicas novelas distópicas, escritas ambas en Gran Bretaña en la primera mitad del siglo XX. La primera trata sobre un mundo dominado por un Estado mundial en el que todos son sanos, tecnológicamente avanzados y felices. Como contrapartida, toda posible diversidad ideológica ha sido suprimida. Mediante temas como la tiranía corporativa o el condicionamiento de la conducta, Huxley presenta seres humanos que son simples engranajes de una máquina, controlados a partir de drogas, sexo y medios de masas. La segunda novela nos muestra una sociedad dominada por un “Gran hermano” omnipresente que mantiene una vigilancia continua sobre todos sus miembros. La información es rigurosamente manipulada y la Historia, reescrita. La policía de pensamiento persigue sistemáticamente a aquellos cuyas ideas son diferentes a aquellas del Partido en el poder.
Tanto Brave New World como 1984 tomaron por referencia a la novela Мы (Nosotros), escrita por el autor ruso Yevgueni Zamyatin, en 1920. En ella se describe un mundo aparentemente feliz gobernado por un Estado totalitario. Su protagonista es un ingeniero aeroespacial que vive en una ciudad de cristal (la transparencia facilita la vigilancia a la que son sometidos todos los habitantes). En la ciudad, todos usan uniformes y, en lugar de tener nombres, son llamados mediante números. El pronombre personal “yo” ha sido suprimido y reemplazado por el pronombre “nosotros”. Además, todos son sometidos a un procedimiento denominado “cirugía psíquica” mediante el cual toda imaginación y emociones son anuladas mediante la aplicación de rayos en determinadas zonas del cerebro, a fin de prevenir posibles rebeliones.
Originariamente bolchevique, Zamyatin comenzó a discrepar del rumbo político de su partido. Cayó en desgracia y finalmente debió exiliarse en Europa, donde vivió toda clase de penurias. En 1937, murió en París en la más extrema pobreza. Su novela fue prohibida en Rusia. Huxley y Orwell realizaron sus novelas tomando como referencia una traducción inglesa de su obra, publicada en Nueva York, en 1924.


A Thanksgiving Prayer, por William S. Burroughs

Filed under: Scrapbook | Tags: | mayo 9th, 2020

“To John Dillinger and hope he is still alive. Thanksgiving Day, November 28 1986”

Thanks for the wild turkey and the passenger pigeons, destined to be shat out through wholesome American guts.
Thanks for a continent to despoil and poison.
Thanks for Indians to provide a modicum of challenge and danger.
Thanks for vast herds of bison to kill and skin leaving the carcasses to rot.
Thanks for bounties on wolves and coyotes.
Thanks for the American dream, to vulgarize and to falsify until the bare lies shine through.
Thanks for the KKK.
For nigger-killing lawmen, feeling their notches.
For decent church-going women, with their mean, pinched, bitter, evil faces.
Thanks for “Kill a Queer for Christ” stickers.
Thanks for laboratory AIDS.
Thanks for Prohibition and the war against drugs.
Thanks for a country where nobody’s allowed to mind their own business.
Thanks for a nation of finks.
Yes, thanks for all the memories– all right let’s see your arms!
You always were a headache and you always were a bore.
Thanks for the last and greatest betrayal of the last and greatest of human dreams.

 


Active Poetry

Filed under: Scrapbook | Tags: | mayo 7th, 2020

Integrando poesía y performance, Active Poetry (1971), de Ewa Partum (Polonia, 1945), consiste en ir esparciendo letras del alfabeto en diferentes espacios públicos (ya sea espacios abiertos o cerrados). La obra busca deconstruir el lenguaje y, mediante su trabajo con el azar, rompe con las reglas gramáticas y sintácticas y con las estructuras semánticas de las palabras.



Sueños de robots

Filed under: Scrapbook | Tags: | abril 30th, 2020

En 1986, Isaac Asimov publica el cuento Robot Dreams. Se trata de un cuento corto de ciencia ficción que nos presenta a la Dra. Susan Calvin , que es jefa del área de “robot-psicología” en la institución US Robots. Al comienzo del cuento, una empleada nueva le informa alarmada que uno de sus robots (uno que ha sido diseñado a partir de un nuevo y sofisticado diseño fractal), ha tenido un sueño. En el sueño, el robot se había visto a sí mismo como hombre rodeado de robots que trabajaban como esclavos. En su sueño, el robot gritaba: “¡Liberen a mi gente!”
Enterada del sueño del robot, la Dra.Calvin toma inmediatamente la decisión de destruirlo.


Arte, poesía y máquinas

Filed under: Scrapbook | Tags: | abril 27th, 2020

Uno de los cursos que di en la Barraca Vorticista, en Buenos Aires, fue “Arte, Poesía y Máquinas”.
Fue en 2008 y el temario era:

    • Máquinas de pintar y máquinas de escribir. De Raymond Roussell a Brion Gysin.
    • Duchamp y las máquinas: de los poemas rotativos al Gran Vidrio.
    • Picabia: de los retratos máquina a las tapas de la revista 391.
    • Tinguely: La poesía de las máquinas. Máquinas autodestructivas.
    • Estética maquínica: del sombrero de Tristan Tzara a la pintura por números de Andy Warhol.
    • Del Oulipo al Oupeinpo: reglas, automatismos, combinatorias.
    • Fluxus: La máquina como estrategia de desubjetivación. Máquinas disfuncionales. · La máquina de sonreir.
    • Arte y Poesía de redes: de la poesía de códigos a los robots poetas. La noción de “mind uploading”.

Hoy a las 16:30, hora de México, en el canal YouTube Libros UNAM, estreno de mi performance en Second Life “Cómo explicar la poesía electrónica a una liebre digital”. La obra será comentada por Cinthya García Leyva.


El mapa y el territorio

Filed under: Scrapbook | Tags: | abril 21st, 2020

El ser humano ha construido posibles representaciones para el mundo, siempre atravesadas por las relaciones de poder. El mapa, por ejemplo, racionaliza el espacio y, de esta manera, lo domina. En él, la mirada omnisciente domestica la totalidad del territorio. Lejos de la pretendida neutralidad de la cartografía empirista, los mapas poseen una dimensión política e interpretan datos a favor de los intereses de los poderosos.
El libro de Marcel Broodthaers, La conquista del espacio: Atlas para el uso de artistas y militares, publicado en 1975 en una tirada de 50 ejemplares, comenta este tema desde el arte conceptual. Se trata de un libro en miniatura, de 4 x 3 cm, en el que el artista ha reproducido las siluetas de una selección de 32 países que aparecen ordenados alfabéticamente, de Andorra hasta Zaire, y que poseen todos las mismas dimensiones, más allá de su importancia política. En 1968, Broodthaers ya había trabajado con la idea de cartografía en obras como, por ejemplo, Carte du Monde Poétique o Carte du Monde Utopique.


En la biblioteca Clementinum, Praga, 2019

El cuento “La Biblioteca de Babel”, de Jorge Luis Borges (1941), presenta una biblioteca “interminable” que “existe ab aeterno” y que contiene todos los libros posibles. Una biblioteca “iluminada, solitaria, infinita, perfectamente inmóvil, armada de volúmenes preciosos, inútil, incorruptible, secreta, ilimitada, periódica”, dirá Borges, quien se inspira, por su parte, en el cuento “Die Universalbibliothek”, de Kurd Lasswitz (1901) que fantasía con el cálculo de cuántos libros podría tener una biblioteca universal y cuánto espacio ocuparía, dado el número de combinaciones posibles de las letras del alfabeto.
En otro de sus cuentos, “El milagro secreto”, Borges nos cuenta que el protagonista sueña con la Biblioteca Clementinum, de Praga, donde los bibliotecarios buscan a Dios: “Dios es una de las letras en una de las páginas en uno de los 400.000 libros de Clementinum”.


Demolish serious culture

Filed under: Scrapbook | Tags: | abril 15th, 2020

Hace muchos años, mostrando a mis alumnos una obra de Ben Vautier.


Teoría de la nube

Filed under: Scrapbook | Tags: | abril 14th, 2020


Las nubes han aparecido en la pintura occidental, especialmente desde la Edad Media hasta fines del siglo XIX, constituyéndose en un elemento de semiótica pictural que va cambiando según las diferentes épocas. En su libro Théorie du nuage, pour une histoire de la peinture (1972), Hubert Damisch analiza los funcionamientos sucesivos del significante “nube”, sus formas de representación y su espacio sintáctico a lo largo de los años.


El poema de amor de Roque Dalton

Filed under: Scrapbook | Tags: | abril 11th, 2020

Los que ampliaron el Canal de Panamá
(y fueron clasificados como “silver roll” y no como “gold roll”),
los que repararon la flota del Pacífico
en las bases de California,
los que se pudrieron en las cárceles de Guatemala,
México, Honduras, Nicaragua,
por ladrones, por contrabandistas, por estafadores,
por hambrientos,
los siempre sospechosos de todo
(“me permito remitirle al interfecto
por esquinero sospechoso
y con el agravante de ser salvadoreño”),
las que llenaron los bares y los burdeles
de todos los puertos y las capitales de la zona
(“La gruta azul”, “El Calzoncito”, “Happyland”),
los sembradores de maíz en plena selva extranjera,
los reyes de la página roja,
los que nunca sabe nadie de dónde son,
los mejores artesanos del mundo,
los que fueron cosidos a balazos al cruzar la frontera,
los que murieron de paludismo
o de las picadas del escorpión o de la barba amarilla
en el infierno de las bananeras,
los que lloraran borrachos por el himno nacional
bajo el ciclón del Pacífico o la nieve del norte,
los arrimados, los mendigos, los marihuaneros,
los guanacos hijos de la gran puta,
los que apenitas pudieron regresar,
los que tuvieron un poco más de suerte,
los eternos indocumentados,
los hacelotodo, los vendelotodo, los comelotodo,
los primeros en sacar el cuchillo,
los tristes más tristes del mundo,
mis compatriotas,
mis hermanos.

(El Salvador, 1968)

 


Henrique Alvim Corrêa y La guerra de los mundos

Filed under: Scrapbook | Tags: | marzo 17th, 2020


Henrique Alvim Corrêa fue un pintor e ilustrador que nació en 1876, en Rio de Janeiro. Fue hijo de la baronesa Oliveira Castro quien, quedando viuda muy joven, se casó en segundas nupcias con un banquero. En 1892, con 16 años, Henrique viajó a Lisboa y, dos años después, se trasladó a París, comenzando sus estudios de artes plásticas. En 1897, participó en el Salón de París y, además, comenzó a realizar estudios para la ejecución del gran panorama circular Siège de la Ville de Paris (Sitio a la ciudad de París), en referencia a la Comuna. Poco después, se casa con Blanche (la hija del artista Charles Barbant quien, entre otras cosas, solía realizar grabados para ilustrar las obras de Julio Verne), y se traslada a Bruselas en donde abre su propio estudio en 1900.
En 1903, realiza su famosa serie de ilustraciones para el libro de HG Wells, La guerra de los mundos. Estas aparecerán en 1906, en una versión francesa de la obra, en edición de lujo. Sin embargo, las finanzas del artista no iban del todo bien y, para contrarrestarlo, realizaba ilustraciones eróticas para vender, bajo el seudónimo de Henri Lemort. Corrêa murió de tuberculosis a los 34 años. Cuando los alemanes invadieron Bruselas, en 1914, su estudio fue saqueado y su obra destruida. Parte de sus ilustraciones originales y las planchas de cobre de sus grabados, sin embargo, pudieron salvarse. En 1942, un barco alemán las transportaba hacia Brasil cuando fue hundido. Así que también se perdieron.